LOGOS DEL COLEGIO DE PROFESORES

LOGOS DEL COLEGIO DE PROFESORES

jueves, 21 de febrero de 2019

El Parto es Nuestro. La violencia obstétrica es violencia de género y se habla de ella por fin en Toledo

UNESCO Málaga Club
Centro de Educación,Cultura y Paz.
Presidencia

 "por una cultura de vanguardia, de salud y de consciencia
para la fraternidad humana
;
por una nueva humanidad en marcha".

 "lo que une es verdad" Red cultural para la fraternidad humana.Coplanet.net


La violencia obstétrica es violencia de género y se habla de ella por fin en Toledo

Es difícil para un/a sanitaria/o reconocer que en su labor diaria de asistencia puede ejercer  violencia. Es realmente complejo identificar esta entidad si no se sabe exactamente a qué se refiere el término. Son numerosos los organismos internacionales que tienen bien definido qué es la violencia, y que su aplicación específica sobre la mujer  y su bebé a lo largo de la gestación, parto y posparto se denomina violencia obstétrica.

Sé, por propia experiencia personal, que es doloroso darse cuenta de que uno ejerce esta violencia. La primera vez que tomé conciencia de que yo también la ejercía entré en shock. Desde entonces, casi todos los días agradezco la oportunidad ofrecida por aquellas personas que me hicieron abrir los ojos a una realidad que nos envuelve a todos y en la que yo estaba sumida. Aunque no había practicado la totalidad de intervenciones que una matrona puede hacer en el ámbito de su labor asistencial y que pueden considerarse violentas bajo la óptica de la OMS a día de hoy, sí había explorado vaginalmente innecesariamente a mujeres sólo para aprender, sí había roto bolsas amnióticas para acelerar la dilatación, sí había ocultado inf ormaci&o acute;n sobre procedimientos, sí había negado en ocasiones apoyo emocional, sí había negado el ofrecimiento de líquidos orales en el parto, sí había puesto vías intravenosas rutinarias, sí había desanimado a las mujeres a que adoptaran posiciones más cómodas y favorables para el parto, sí había cortado vaginas sin necesidad, sí había practicado sobre el bebé intervenciones no justificadas que implicaban separación de la madre, y así podría seguir con un largo etcétera.

Descubrí a los 7 meses de finalizar mi formación como matrona en el área número 1 de Toledo, (Complejo hospitalario de Toledo y centros de atención primaria), que muchas de los conocimientos que había adquirido no servían para ayudar a las mujeres a gestar, parir y criar mejor, ni a los niños a adaptarse mejor a su vida extrauterina, sino más bien todo lo contrario, les añadíamos dificultades y eso se traducía en que una vivencia humana tan crítica y transcendente se transformaba en un suceso traumático que se recordaría siempre con dolor emocional, aun no habiendo perdido la vida ninguno de los protagonistas ni tenido secuelas físicas graves.

La constatación del dolor emocional posparto de las mujeres la iba reconociendo poco a poco en la consulta de atención primaria donde empecé a trabajar tras la residencia como matrona en formación. A día de hoy sigo trabajando en ese entorno comunitario y llevo muchos años sin estar en un hospital para atender a las mujeres y sus bebés, pero necesariamente estoy al tanto de los avances que se han realizado en general, en España y en particular en mi hospital de referencia.

Yo también soy partícipe del cambio y mis propias experiencias de maternidad me han dado el impulso que necesitaba para ponerme a ello, pero aun así, queda mucho por hacer.

Y lo principal que queda por hacer, es que los sanitarios, en su conjunto, nos demos cuenta de lo transcendente de nuestras intervenciones. Y para ello necesitamos tener en frente a las mujeres  devolviéndonos sus experiencias.

No es agradable que una mujer te cuente que se ha sentido maltratada por unos comentarios o por un trato indiferente hacia sus inquietudes, cambios físicos y psicológicos que experimenta durante su proceso de convertirse en madre; que te cuente que no se la ha dado información sobre cuestiones importantes que va a necesitar saber; que se ha sentido agredida, violada, por prácticas realizadas durante su proceso de maternidad; que ha sentido miedo de llevar la contraria al sanitario, angustia por dudar de la idoneidad de su intervención…

No, no es plato de buen gusto. A todos nos agrada que nos digan lo bien que trabajamos, pero los aspectos negativos…, eso es para los que hacen "mala praxis". Pero necesitamos chocar contra ese muro que hemos levantado para ponernos enfrente y por encima de las mujeres. A muchas sanitarias que nos convertimos en madres se nos cae el muro poco a poco, y nos ponemos al nivel de nuestras iguales, las otras mujeres, dentro de cuyo colectivo  nunca hemos dejado de estar.

Por eso estoy orgullosa de que en mi área de salud, el proceso de cambio esté en marcha y sea ya imparable. El grupo local, inaugurado hace más de una década por reivindicativas mujeres, tiene ahora una presencia palpable. Los sanitarios de nuestra área hablan de nuestra asociación. Algunos colectivos como las matronas de atención primaria ya se han entrevistado con nosotras. Nos hemos dado más a conocer con motivo de la celebración, a finales del pasado año, de una jornada sobre cuidados materno-infantiles que se desarrolló en la sede de los servicios centrales del Servicio Regional de Castilla La Mancha (SESCAM). La conferencia inaugural corrió a cargo de la Dra. Ibone Olza con su presentación titulada "La psicología del parto fisiológico" en la que no solamente puso en realce todo lo que la psique materna y del bebé ponen en funcionamiento para que el proceso de gestar, parir y criar transcurra  de la forma más segura y placenteramente posible, sino que explícitamente, se mencionaron las practicas que hacen peligrar este proceso fisiológico. Con un lenguaje rotundo se habló de violencia obstétrica y de la huella que deja en mujeres y bebés, esto es, de toda la sociedad. Un inicio violento de la vida es el germen para una vida posterior de violencia, y  no hay que buscar muy lejos para encontrar esta evidencia.

También hubo comunicaciones de otros profesionales, matronas, enfermeras y pediatras que también reivindicaban la importancia de que toda la asistencia gire alrededor de la madre y el bebé, de adaptar nuestras intervenciones a sus necesidades particulares, de hacer más acogedores los espacios hospitalarios,  de huir de los protocolos inflexibles que hacen difícil una experiencia grata para ambos y que ponen en peligro el inicio de procesos saludables como la lactancia materna.

Nuestro grupo local fue invitado a participar. Y por boca de unas de nuestras socias, Mónica, se dio voz a las experiencias de violencia obstétrica en nuestra área de salud. Sus relatos de embarazo, partos y posparto, incomodaron a más de uno de la centena de asistentes congregados. También sus experiencias de parto y posparto respetado emocionaron a otros tantos y espero que les llevaran a cuestionarse lo que estaban haciendo o aprendiendo a hacer, pues eran bastantes los asistentes que se encontraban formándose como futuros sanitarios (matronas, enfermeros, médicos).

En unos días de comunicados  por parte de colectivos profesionales que niegan la existencia de violencia obstétrica en nuestro país, siento una enorme decepción por esa obstinación en perpetuarse ante un posicionamiento que no hace más que distanciar a las mujeres, y sociedad en general, de las personas que se preparan para ayudarles en caso de dificultades; distanciamiento con quienes se llenan de conocimientos para luego transmitirlos a la población a la que prometen servir. Los sanitarios tenemos obligación hacer fluir esos conocimientos, a nuestros compañeros de hoy y del futuro, pero sobre todo a la población a la que debemos nuestro trabajo. Esa retención de información también es una forma de violencia, sutil, que difícilmente se reconoce. Pero es lo qu e hemos venido experimentando desde hace demasiado tiempo las mujeres y contra lo que nos levantamos en un esfuerzo titánico a nivel mundial.

El conocimiento sobre los procesos femeninos es poder. Y ese poder es legítimamente nuestro, de las mujeres.



jueves, 14 de febrero de 2019

Taller de meditación,aprender a meditar con HG. Luca Gambini, maestro italiano

 "por una cultura de vanguardia, de salud y de consciencia
para la fraternidad humana
;
por una nueva humanidad en marcha".

 

Taller de meditación,aprender a meditar con HG. Luca Gambini


 "por una cultura de vanguardia, de salud y de consciencia
para la fraternidad humana
;
por una nueva humanidad en marcha".

 "lo que une es verdad" Red cultural para la fraternidad humana.Coplanet.net

martes, 17 de julio de 2018

Simposio sobre violencia obstétrica en Salamanca


Simposio sobre violencia obstétrica en Salamanca

Este miércoles, 18 de julio, se celebrará el siguiente Simposio  sobre Violencia Obstétrica en la Universidad de Salamanca, coordinado por las investigadoras Patrizia Quattrocchi de la Universidad de Udine, Italia, y Natalia  Magnone  Alemán de la Facultad  de  Ciencias Sociales, Udelar, Uruguay. El simposio es parte del 56° CONGRESO INTERNACIONAL DE AMERICANISTAS.  Lugar: Geografía e Historia  –  Aula 31 Universidad de Salamanca.
 
 
Programa:

Primera sesión (10.00-12.00)

  1. Poder obstétrico, violencia obstétrica y cultura institucional. Un análisis feminista desde Centroamérica .  Arguedas Ramírez, Gabriela. Universidad de Costa Rica, Costa Rica.
  2. La violencia obstétrica en México: La consolidación disputada de un nuevo paradigma y sus implicaciones socio-políticas y legales. Sesia, Paola María. CIESAS, México.
  3. ¿Puede la Criminalización Contener a la Violencia Obstétrica?  Herrera Vacaflor, Carlos. Universidad de Toronto, Canadá.
  4. Protección de Derechos en el embarazo, parto y nacimiento. García Conto, Silvina Gabriela, Derechos Humanos, Argentina.

Segunda sesión (12-14.00)

  1. Violencia obstétrica en México. Hallazgos de una encuesta nacional de violencia contra mujeres. Castro, Roberto; Frías Martínez, Sonia. Universidad Nacional Autónoma de México, México.
  2. Entre la violencia obstétrica y el derecho al parto respetado: prácticas y biografías de mujeres activistas en Entre Ríos, Argentina. Gonzalez, Maria Fernanda. UNER, Argentina; Garcia Presas, Ana Laura. UNER, Argentina; Mattioli, Marina. UBA y UADER, Argentina; Schuler, Ema. UNER, Argentina.
  3. De la violencia obstétrica a la inconformidad: Reflexiones en torno a casos de mujeres que han presentado quejas por la atención y des-atención institucionalizada de su embarazo en México". Berrio Palomo, Lina Rosa. Conacyt/Centro de Investigaciones y Estudios Superiores en Antropología Social, México; Muñoz García, Graciela. Universidad Nacional Autónoma de México.
  4. Programa Chile Crece Contigo: su performatividad en la biografía de mujeres gestantes. Sibrian, Nairbis. Universidad Alberto Hurtado, Chile.
  5. Etnografia de la persona. Reflexiones sobre el nacimiento. Dos casos etnográficos en zona indigena (Guatemala y Argentina). Ciampa, Claudia; Franceschi, Zelda Alice. Universidad de Bologna, Italia.

Tercera sessión (15-17.00)

  1. Experiencia de humanizacion en la formacion de nuevos profesionales en apoyo a la gestación parto, nacimiento consciente. Candia Aliaga, Mónica Del Pilar; Vanegas López, Jairo Javier. Universidad de Santiago de Chile, Chile.
  2. Percepción de los profesionales obstétricos sobre la intervención cesárea. Farías, Carolina. Facultad de Psicología, Universidad de la Republica, Uruguay.
  3. O parto como "atropelamento": ideologia médica, pessimização do parto normal e violência obstétrica. Marques de Aguiar, Janaina. Faculdade de Medicina da Universidade de São Paulo, Brasil; Pires Lucas D'Oliveira, Ana Flávia. Faculdade de Medicina da Universidade de São Paulo, Brasil; Grilo Diniz, Carmem Simone. Faculdade de Saúde Pública da Universidade de São Paulo, Brasil.
  4. Modelos de assistência ao nascimento em conflito: disputas em torno da implementação de um Centro de Parto Normal no sul do Brasil. Schneck, Camilla. Universidade Federal do Rio Grande do Sul, Brasil;  Lópéz, Laura Cecilia. Unisinos; Sarges, Roniele. Unisinos; Bonilha, Ana Lúcia. Universidade Federal do Rio Grande do Sul, Brasil; McCourt, Christine. 



lunes, 14 de mayo de 2018

Fotos de la excursión a la Vereda de la Estrella


Queridos amigos:Os pego un enlace a las fotos excursión a la Vereda de la Estrella.Fuimos 22 personas y Siro (un perro que casi cuenta como persona).
Fue una excursión conjunta de los grupos de Senderismo y Meditación de Granada y Málaga.
Nos hizo un día espléndido. La Vereda de la Estrella estaba llena de flores y de agua y la nieve de la Alcazaba, el Mulhacén y el Veleta se veía bellísima.¡Gracias a todos y a la vida por un día tan maravilloso!
Un fuerte abrazo.Gabriel Aguilera


--
Has recibido este mensaje porque estás suscrito al grupo "Eunima" de Grupos de Google.
Para cancelar la suscripción a este grupo y dejar de recibir sus mensajes, envía un correo electrónico a eunima+unsubscribe@googlegroups.com.
Para acceder a más opciones, visita https://groups.google.com/d/optout.

Semana Mundial por un Parto y Nacimiento Respetados



Club UNESCO Centro Málaga Educación,Cultura y Paz

 "por una cultura de vanguardia, de salud y de consciencia
para la fraternidad humana
;
por una nueva humanidad en marcha".

 "lo que une es verdad" Red cultural para la fraternidad humana.Coplanet.net



El Parto es Nuestro | Mailing

Semana Mundial por un Parto y Nacimiento Respetados

El Parto Es Nuestro, como el resto de asociaciones que forma parte de la Red Europea de Asociaciones del Parto (European Network of Childbirth Associations, ENCA), participa en la celebración de la Semana Mundial por un Parto y Nacimiento Respetados. El lema de este año es "Menos intervención, más cuidados".

El Parto es Nuestro a través de los grupos locales y colaborando con asociaciones afines, promueve la celebración de eventos con proyección de vídeos y debate/coloquio sobre el tema que propone ENCA, el intervencionismo frente a los cuidados, en numerosas localidades en Argentina, Ecuador y España.



jueves, 19 de abril de 2018

Las cesáreas en cifras por comunidad autónoma en España 2010-2015

​L​
as cesáreas en cifras por comunidad autónoma en España 2010-2015

El Parto es Nuestro denuncia el maltrato institucional hacia las mujeres durante el parto, siendo demasiadas veces el paso por quirófano para una cesárea el resultado de una decisión arbitraria (ver gráficos) que depende sobre todo de si el hospital es público o privado así como de la Comunidad Autónoma en la que se encuentre la mujer.

A continuación se muestra la injustificada variabilidad de las cesáreas en España. Los datos provienen del Sistema de Información de Atención Especializada (SIAE), Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, para los años 2010, 2011, 2012, 2013, 2014 y 2015.

 





 

El Parto es Nuestro insta al Ministerio de Sanidad así como a las Consejerías de Salud a hacer públicas las tasas de cesáreas por cada hospital, público y privado, para una mayor transparencia y un mayor poder de elección de las mujeres que van a parir.